viernes, julio 11, 2008

EVERYTHING IS BROKEN

Es increíble la velocidad con que se acelera el tiempo cuando uno vegeta, porque cuando es el idilio perfecto, llamese este un enamoramiento, cortejo, una pintura, una gran idea, un momento feliz, etc, se hace tan corto tal como las manoseadas palabras de Neruda
El tiempo pasa tan rápido cuando uno vegeta, que averguenza y lo que más odias en el día es la mañana, antes que abras los ojos, antes que asomes tu nariz sobre la pieza helada por la madrugada, es la subconciencia que te avisa que son las siete, que tienes que levantarte, que tienes que pararte, a lo más disfrutar un buen desayuno para caminar trayecto al trabajo y prepararte a enfrentar la culpa de haber vegetado mas de una década en un mismo punto de partida y que todo lo que te rodea, no lo soportas, no lo toleras, y si no fuera porque inventaron los mp3, los notebook, y los benditos audifonos no podrías trabajar, porque seamos honesto, el chileno gran parte de la jornada de trabajo conversa de cualquier guevada menos de trabajo, puedo hacerlo pero su porcentaje de concentración es francamente mínimo, sobretodo si hablamos de administrativos, seres que alimentan la matriz como yo. 
En mi caso mi mediocridad la oculto en mi autismo y evito el contacto mínimo porque ya no tengo ganas de contactarme y me concentro y trato de hacer algo nuevo cada día, un detalle, un pequeño triunfo, una nueva macro, una formula que no me sabía, pero ya no pienso en poesía, ni amor, ni estudiar, ni mejorar, ni ser el mejor, esos espejismos los asumí cuando sesgado me quedé perdido en este desierto mientras espero que llegue la noche y con sedantes me olvide y duerma y disfrute por un par de horas de no tener conciencia de esta soberbia que me llevo hasta aquí. ¿Todos terminaran así?, bueno los que vegetan como yo, las ovejas, el rebaño Mi lucidez está en no estar casado y no tener hijos. Aún eres libres de huí a cualquier parte sin importar si los bancos te embarguen o te pongan en listas negras, si estas solo, eres libre de hacer cualquier cosa, solo falta el valor, el mismo que me ha faltado y la razón por la que me llevó hasta aquí. ¡Cuantos se sentirán así?¿Pocos? 
Mi paranoia me recuerda Orwell ahora que tanto lo nombran pero mi paranoia es un principio que comenzó hace muchos siglos, lobos y ovejas... Ya no pinto hace años, tampoco compongo, no tengo banda, no escribo cuentos ni novelas, y ahora ni siquiera pode hilar un poema, lo único que me queda es este patetismo de publicar una absurda nota en un blog perdido en esta vía láctea que gira tan rápido sobre un agujero negro que nos chupa que no se a donde nos va a llevar, yo no voy estar allí. 
Recuerdo un documental sobre un chacal, el sigue por kilómetros a una presa mas grande que el, la sigue , la sigue, incluso días, hasta que la presa agobiada y cansada, se rinde, se entrega y cae, y el chacal comienza el festín... Siento que eso presa soy yo.

Publicar un comentario