jueves, julio 20, 2006

Poema de regalo de la semana # 66

Este poema la primera parte la escribi hace un mes atrás y la deje reposando, ahora después de escuchar Ayer de los santos Dumont y recapitulando otras cosas, lo retomé , hice unos recortes y le di otra vuelta hasta que quedó esto.
No quiero dar muchas vueltas a su significado pero salio respecto a cosas que uno pensaba y que con el tiempo escuchas comentarios de tercero y te das cuenta que equivocado no estabas. Eso genera una sensación de alivio, a una cuadra de la paz.
La lectura de los amantes es que últimamente he estado rodeado de personas que han sufrido o realizado engaños, por eso lo de sus miserias :

"Tras los pasos de otro/Tras las huellas de la invisible noche/En que los amantes se olvidan de su miseria"


No es una acusación pero tampoco siento que sea un acto sagrado del amor, tal vez sea sólo un segundo , un orgasmo que expía la podedumbre humana , una oportunidad para estar muertos un instante y olvidar lo miserable que has sido (no desde una victima ni victimante, tan un tu temporal intimo que viene a oxigenar la inevitable debacle).


ESTA FELICIDAD QUE NO ME INCUMBE

Esta felicidad que no me incumbe y quisiera compartir
Esta tarde que los almendros vienen a buscarme
A confundir sus hojas y las calles los tejados grises
La ventolera eterna tras los edificios
Todo para que una noche se consuma
Tras el recycled de una memoria dañada

Ahora cuando mas necesito recordar
Las balas que la puerta dejo pasar
Mi amor se ha deshojado en un otoño infinito
Para guardar la fortuna por un tiempo mejor

Esta felicidad que no me incumbe y quisiera compartir
Es de otros y vaga tal barco de papel
Mientras los niños formas brillantes ejércitos
En su imaginación que ahora también es mía
Una soledad transitoria mientras reparto las notas de un piano
En cada regalo de aliento recibido
Tras la jornada inconclusa
Tras los pasos de otro
Tras las huellas de la invisible noche
En que los amantes se olvidan de su miseria
Mientras yo duermo en los tejados
En busca de los gatos
Y su secreto que a nadie quieren compartir

Esta felicidad que no me incumbe y quisiera compartir
Porque estoy ad puertas del paisaje
Que siempre he pensado para ti
Ahora que los gatos se han marchado
Y su secreto ahora es mío
Mientras la noche deshace
Esta felicidad que no me incumbe y quisiera compartir


Alfredo Poo
Publicar un comentario