viernes, julio 07, 2006

Poema de regalo de la semana # 65

Este debe haber sido unos de los ensayos mas sentidos que he tenido el último tiempo, por diferentes circunstancias: Gente que se va yendo (La mani, el papinha, Cata, jefes, etc), parejas que terminan y que parten nuevo rumbo y yo al medio de la hecatombe y bueno, yo en un péndulo extraño que me mantiene de un extremo a otro.
Si hubiera tenido teatro, si hubiera tocado el lunes, al menos no estaría desvariando pero en fin… la bocanada de oxigeno no vino y he venido cayendo en picada hasta el ensayo de hoy. Debo reconocer que últimamente he estado falto de humor y mi comportamiento se ha transformado en una pose lo que me tiene molesto (conmigo mismo). Pero debe ser un proceso interno debido a todas las decisiones y acciones realizadas durante el primer semestre (decidir comprar departamento, armar una nueva banda, amar y desamar, rabia , ira, risa , mucha poesía, lectura, viaje, cine , mucho a tope), pero hay algo que falto y que no salió… hum el ego me ha traicionado y ha envenenado mi corazón mis queridos drogos y me he transformado en una mueca de mismo, pero se que pasará , debería buscar otros lugares, darme un respiro, porque tengo el corazón hecho mierda y ha sido culpa mía.
Debo ponerme al día con las cuentas del club de los corazones solitarios, me hize el leso por mas de un semestre y debo pagar la cuenta. Mañana será otro día, espero recuperar el tono, bastante egoísta y soberbio me comportado.
Buenas noches chiwita, niño, donde quieran que estén, duerman en paz... (¡Puta que hecho de menos a mis amigos en este momento!).
APELACIÓN

No hay peor trago que la soberbia y el despecho
Alcohol puro que va quemando los resto de este incendio
Donde caí borracho en una cuneta
Haciendo malabarismo postrado
En la mirada de payaso sin verbo
Perdí toda gracia mientras más surtía el veneno

El ego invitó a su tropa de amigos
Y a patadas me echaron del bar mientras
Miraba los peatones con recelo
Compré mis mejores pintas para caminar un poco más digno
Mientras en la esquina el sarcasmo hizo risas de esta pose

Perdí todos mis dones en una apuesta insensata
Y seguí jugando las carreras cuando el corazón
Ya no tenía más monedas que apostar
En la ira pase de dos en dos por las oficinas
Y terminé de bruces sumando cinco una madrugada

Lo que una vez amé se perdió en este propio veneno
Que me sugirió el ego
Sus amigos me dieron la espalda con despecho
Los asesinos acariciaron sus cuchillas
Sin dejarme de mirar
Mientras entraba en su ley a pelear mi inocencia
Publicar un comentario